De los comienzos

Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.(Quijote, Rico, 36)

El Chef ¿nace o se hace?

Podría ser que no fuera yo la persona más indicada para responder a esto ya que la gran parte de mi trayectoria profesional la he pasado entre hormigón y ladrillos. Puede que de comer habitualmente en bares de carretera algo se me haya pegado, de esos Chefs “de diario” que nos han deleitado y alimentado frecuentemente y a muy buen precio.

Esos platos de puchero que han hecho nuestras delicias, más en días fríos, son los que me han impulsado a embarcarme en esta aventura culinaria.

Por eso, a todas esas cocineras y cocineros de “menú del día” les doy las gracias por haberme llenado el buche y llevado a este sueño.

Y a mis abuelas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s